La muerte de Kafka

Es algo digno de leer.

El vuelo de la lechuza

Cartas al padre Kafka Alianza.jpgLa obra, La construcción, La guarida (“Der Bau”, en alemán): “Parece que ha quedado bien […] en realidad no conduce a ninguna parte”. Es este el principio de un final, el comienzo de uno de los últimos relatos de Franz Kafka, una mirada atrás, un vistazo inacabado a su producción literaria. Un narrador en primera persona nos sumerge con él, nos arrastra cogidos del pescuezo hacia las profundidades del mar de dudas y obsesiones del autor. “Sé que mi tiempo está contado”. El protagonista, un roedor, sabe tan bien como Kafka que su final está cerca. Nos lo susurra al oído un ruido misterioso. “Ese ruido es relativamente inocente; ni siquiera lo oí cuando llegué, aunque ya existía con anterioridad”. Una presencia ubicua, una amenaza que, por más que la busca, no encuentra por ninguna parte porque está en él. Lo escribe gravemente enfermo de tuberculosis, y…

Ver la entrada original 2.505 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s